HYPOMNEMATA

Los hypomnemata eran cuadernos de escritura: en ellos se encontraban citas, fragmentos de escrituras o pensamientos del propio espíritu. Constituían una memoria material de las cosas leídas, oídas, pensadas, y se atesoraban en esas páginas desordenadas, heterogéneas. Se trataba de un ejercicio en el pensamiento que no tenía como fin el decir lo indecible, sino captar lo ya dicho, de reunir lo leído. Eran escrituras sobre lecturas, y el fin de las mismas, la constitución de sí mismo. Era una escritura que posibilitaba la transformación de la verdad que nos damos a nosotros mismos. Una escritura que constituía con las propias palabras y las de otros un "cuerpo", como el propio cuerpo de quien, al transcribir sus lecturas, se las apropia y hace suya su verdad.







domingo, 21 de diciembre de 2008

felices incertidumbres


La otra noche soñé que estaba por parir, fue muy real: las contracciones, la tensión inusitada de un cuerpo, el propio, atravesado por una fuerza. No era un sueño acerca de un hijo (un hijo es un hijo cuando nació, antes, se escapa a cualquier conceptualización y comprensión que podamos hacer sobre lo que vendrá). Se trató de un sueño que manifestaba la sensación corporal de estar a punto de lanzar una "cosa" desde dentro, con una fuerza que le es propia, sin poder hacer otra cosa que dejarlo pasar. Que ser puente. Que darle el lugar que se viene haciendo. La única explicación que encontré fue que estaba terminando el año, y que tal vez realmente el 2009 sea un año nuevo. Debo estar pariendo lo que todavía no sé. Me entusiasmé con eso de parir una novedad todavía incierta. Así que auguro incertidumbres!!! ¿No es lo mejor que puede augurarse?

5 comentarios:

Pau Candi dijo...

En Brasil varias veces los amigos me decían: ..."o problema com você, Pablito, éque pensa demais"...
Saludos de o cara que pensa demais!

eltramonta dijo...

Hola Silva! qué alegría que hayás vuelto a postear( supongo que se dirá así, aunque en la realidad me suene cacofónica, perdón). A ver, qué alegría que hayás vueltoa filosofar,. Ahá, eso me gusta más. Te he extrañado, Amiga, así es que cuando ya pensaba que no escribirías nada hasta el año que viene, si es que viene, me encontré con tu escrito justo cuando estaba también descubriendo a isabelsotomayedo.blogia.com en un comentario "Augurios en los libros del Chilam Balam". Paréntesis, o etc.
Augurar incertidumbres, jah ja, es una contradicción augúrica a lo "tradicional" y "esperable" que se anuncie, la certeza de que va a pasar algo...bueno, quién si no la mayoría, algunos bastantes, con angustia estomacal por los afectos que están el día de mañana demasiado lejanos de nuestra piel amante,por el estado material de los bolsillos insuficientemente llenos de cosas materiales, por el estadio de salud de esa persona bienamada, cercana o lejana, no desea que le auguren la posibilidad de una certeza y no la certeza de una incertidumbre?
Me gustaría saber si tenés casilla de correo( debés tenerla, sin duda y quisieras escribirme, porque éste espacio me ha quedado chico, físicamente, no conceptualmente, por favor!ni me atrevería)para lo cual ofrezco mi eltramonta@hotmail.com.
Mientras tanto te auguro la certeza de éste instante, y un deseo: inch'allah que sigás bien
Un abrazón de alma, Osvaldo

Paloma.- dijo...

Es bastante raro y cómico a la vez como uno se puede encontar con una profesora de Formación Ética por internet. Fui su alumna en el 2006 en el Departamento de Aplicación Docente. No sé si se acordará, tampoco importa mucho, solo quería aprovechar este descubrimiento para dejar saludos a una profesora a la cual me gustó mucho tener y que, una vez, nos entregó unas pruebas con marcas de ruedas de autos!

silvana vignale dijo...

Paloma! Sí, es loco encontrarse con la profe por internet, porque los alumnos se creen que los profes no tienen otra vida más que la que ven en la escuela. Lo de las pruebas con marcas de ruedas todavía lo cuento algunas veces!Pero no lo divulgues más, por favor! Jaja.
besos y buen año!

silvana vignale dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Publicar un comentario