HYPOMNEMATA

Los hypomnemata eran cuadernos de escritura: en ellos se encontraban citas, fragmentos de escrituras o pensamientos del propio espíritu. Constituían una memoria material de las cosas leídas, oídas, pensadas, y se atesoraban en esas páginas desordenadas, heterogéneas. Se trataba de un ejercicio en el pensamiento que no tenía como fin el decir lo indecible, sino captar lo ya dicho, de reunir lo leído. Eran escrituras sobre lecturas, y el fin de las mismas, la constitución de sí mismo. Era una escritura que posibilitaba la transformación de la verdad que nos damos a nosotros mismos. Una escritura que constituía con las propias palabras y las de otros un "cuerpo", como el propio cuerpo de quien, al transcribir sus lecturas, se las apropia y hace suya su verdad.







viernes, 4 de abril de 2008

Estoy donde estamos

No puedo sino escribir con mi yo a cuestas; en primera persona, decir: “yo arrojándome al equilibrio de la cuerda, vos del otro lado”, porque soy yo la que está en la tensión de tu presencia-ausencia, en el abismo de tus pliegues-palabras que me invocan, que me nombran desde no sé qué tiempo –que no es el nuestro.
Encontrarme dónde, si por ese corrimiento de la suerte nos hemos venido a desconocer, hemos quedado parados como grito en el medio de la tormenta, sin lugar, sin tiempo, casi sin cuerpos. La cercanía de sabernos encontrados, la complicidad de sabernos profanos a lo sacro, el eterno ir y volver de palabras transformadas para hacernos otros de los que éramos, menos inocentes tal vez; no sabíamos a dónde iríamos.
Si te pido, entonces estás asomándote como el sol, si te pienso, mi vocativo te realiza.
Estoy en tu almohada, en tu piel, en algún recuerdo pobre de premura, en donde estoy conmigo, donde no penetra nada, en una penumbra de mundo, en el quiebre de una oración, siempre para vos en mi boca.
No te alcanza mi abrazo. Ni mis minutos. Ni lo que pueda ya decir. Estoy donde estamos. Y donde nos dejaremos cuando te hayas ido.

1 comentarios:

Max dijo...

Hola SIlva:

Que lindo lo que has escrito. Me encantó.

Saludos!

Max.
EL BLOG DEL GUIONISTA

Publicar un comentario